Si se confunden estos dos conceptos, no conseguiremos ni dialogar ni negociar, y cualquier persona medianamente avispada podrá hacernos trizas.