La incompetencia de algunos editores científicos pone los pelos de punta a cualquiera. Aprendamos de sus errores... ¡sobre todo si queremos hacer una presentación competente en el mundo editorial o en una entrevista de trabajo!