Pocas cosas son tan gratificantes como la habilidad de  influir de forma positiva en los demás.