Liberación de anclajes inducidos en la personalidad

Expresiva imagen de Unsplash (no dispongo de las referencias del autor. Si alguien cuenta con ellas estaré encantado de añadirlas al post)

El psicólogo y profesor adjunto de la Universidad de Chicago William Henry desarrolló una larga investigación acerca de por qué determinados perfiles de ejecutivos tenían éxito en sus vidas profesionales y en cambio otros no lo conseguían. Henry comenzó investigando los rasgos intelectuales y de personalidad que hacen a una persona exitosa como ejecutivo. El estudio estaba enfocado a la identificación de las cualidades ejecutivas y de las pruebas utilizables para determinar quiénes deberían ser seleccionados para la promoción.

Desde su posición como presidente del Comité de Desarrollo Humano de la universidad, y con la participación de académicos de la misma, el estudio incluía encuestas de adultos entre los 40 y los 70 años. La apreciación más significativa del trabajo destacaba que el éxito de las personas investigadas se encontraba directamente relacionado con aquellos individuos que habían abandonado el hogar familiar a una edad temprana. Cuanto más tiempo hubiesen permanecido en el domicilio, peores resultados mostraban sus carreras ejecutivas.

En 1956, Henry publicó su ensayo "El análisis de la fantasía: la técnica de apreciación temática en el estudio de la personalidad", obra en la que analizaba el uso de la técnica proyectiva, basada en la muestra de imágenes a las personas y el análisis sobre las historias que esas personas se imaginaban acerca de las imágenes.

Henry escribió: “En cierto sentido, la persona de éxito es alguien que abandonó el hogar y que lo hizo siendo joven. Esto no quiere decir que abrigase resentimiento hacia los padres, pero lo que sí puede afirmarse es que lo que se había quebrado era el dominio emocional ejercido por los progenitores sobre la hija o el hijo, quienes al irse, quedaban en libertad".

Desde mi punto de vista, la "libertad" significaba el desvanecimiento de la indefension aprendida ejercida tanto por el sistema educativo como por las mismas familias. El estudio demostró que, llegados a la edad adulta, quienes habían tardado en irse (o que seguían manteniendo vínculos coercitivos con sus familiares más próximos) terminaban convirtiéndose en dependientes de sus superiores, es decir, repitiendo el patrón familiar. Por otra parte se observo que, aunque trataban de aparentar un comportamiento rebelde, no podían evitar la proyección de una imagen de sumisión, por cierto, de una forma similar a muchas actitudes de manifiesta sumisión perfectamente identificables en el contexto de la comunicación no verbal.


La Buena Noticia: es fácil desprenderse de esa dependencia emocional.

La Mala Noticia: es imposible sacársela de encima si no somos conscientes de la situación.



#personalidad #descubrimiento #crecimiento #libertad #indefensión #sumisión #creatividad

6 vistas