Karl Gugol es el responsable del departamento de marketing de tu empresa. Tiene la mala costumbre de hacer continuamente comentarios impertinentes sobre los demás, tanto si son jefes como subordinados. Se da la circunstancia de que acabas de inscribirte en un curso de creatividad organizado por la empresa. Un día, en un descanso de una reunión junto a otros jefes de departamento, Gugol comete una más de sus habituales impertinencias y te dice en tono jocoso: Lo de haberte inscrito en ese curso se debe sin duda a lo poco imaginativo que eres”!, y a continuación se echa a reír. El comentario ha sido escuchado por todos los presentes. Tu respondes: 

SITUACIÓN 1:

ELIGE TU RESPUESTA:

Tanto el programa del curso como sus contenidos no sólo son interesantes, sino además, útiles, y eso es lo que cuenta

¡Tú siempre con tus bromas!”

Resulta admirable la capacidad que tienes para decir tonterías”.